viernes, 27 de febrero de 2015

LA AMIA , LA SIDE Y LA CRIMINALIDAD ESTATAL

Reproduzco aquí el posteo de Rosa Báez (La polilla Cubana), compañera bloguera cubana, en su perfil de Facebook que incluye las palabras expresadas por de Herman Schiller en una mesa redonda llevada a cabo en la Ciudad de Buenos Aires el 26/02/2015 sobre el tema "La AMIA, la SIDE y la criminalidad estatal."

En su muro Rosa escribe:
Herman Schiller: “ LA AMIA , LA SIDE Y LA CRIMINALIDAD ESTATAL ”
¿Qué hay, finalmente, tras el controvertido caso AMIA? ¿Qué, tras la muerte de Nisman? No tengo sobre ello una idea cierta porque sobre pasa, con mucho, mi conocimiento de los hechos ocurridos en la sociedad argentina... Sí creo -de ello estoy cierta- que es el momento de limpiar oscuridades, de sanear lo que deba ser saneado y de que con justicia, se cierre este oscuro capítulo... sin guerras intestinas, con -únicamente- justicia. Es por ello que comparto estas palabras de Herman, porque es un llamado, a mi modesto entender, a hacerlo.

INTERVENCIÓN DE HERMAN SCHILLER EN LA MESA REDONDA LLEVADA A CABO EN LA LEGISLATURA DE LA CIUDAD AUTÓNOMA DE BUENOS AIRES BAJO EL TÍTULO “ LA AMIA , LA SIDE Y LA CRIMINALIDAD ESTATAL ” (26-II-15)

Pasaron casi 21 años de la masacre de la AMIA , que se llevó a 85 de nuestros compañeros, que en su mayoría eran trabajadores, jubilados, estudiantes, profesionales, comerciantes, amas de casa, transeúntes.
Toneladas de palabras se han vertido desde entonces, pero sigue la confusión en torno a lo que podría ser uno de los interrogantes centrales de esta causa: ¿Cuál fue la “ideología” de esta masacre? “Ideología”, por supuesto, entre comillas.
Con lenguaje escatológico y coloquial podríamos formular la pregunta de otra manera: ¿Qué mierda tenían en la cabeza los que lo hicieron y qué los motivó?
O dicho de otro modo para plantear esta incógnita que aún sigue vigente:
La masacre de la AMIA , ¿tuvo que ver con el malhadado conflicto de Medio Oriente o fue continuidad del terrorismo de Estado que asoló a la Argentina y, entre los 30.000 detenidos-desaparecidos, se llevó también a 2000 judíos?
O dicho más sencillamente todavía: ¿Fueron los de allá? ¿Fueron los de acá? ¿O fue una combinación de los dos?
Aquello que suelo denominar como “judaísmo oficial”, es decir la DAIA , las autoridades de la AMIA y los distintos gobiernos de turno del Estado de Israel, se apresuraron a culpar a los esotéricos fundamentalistas de las lejanías.
Había entonces un periodista llamado Mario Wainstein, que había colaborado en el semanario “Nueva Presencia” y que años antes había escandalizado a la derecha judía realizándole un reportaje al embajador de la Organización de Liberación Palestina, OLP, en Brasil. Además, como ciudadano israelí, cuando le tocó el servicio militar, fue preso por negarse a servir en los territorios ocupados. Y bien, este periodista, Mario Wainstein, se encontraba en Tel Aviv aquel 18 de julio de 1994 y, pocas horas después, lo entrevistó desde aquí Nelson Castro que le preguntó al aire por qué tan rápidamente el gobierno israelí apuntaba al mundo árabe, sin ninguna prueba, sin ninguna investigación. Y Wainstein le contestó: “Esta es la respuesta fácil de los políticos de acá”.
Pasaron más de veinte años y casi no hay evidencias de que el llamado fundamentalismo islámico haya estado involucrado en esta masacre y, en cambio, hay centenares de pruebas que apuntan al aparato represivo y al terrorismo de Estado argentinos, tanto por participación como por encubrimiento, desde la policía hasta los servicios de inteligencia.
Desde hace muchos años venimos denunciando que la ex SIDE, ex Servicio de Inteligencia y, desde hace pocas horas, el nuevo engendro que es más de lo mismo; la ex SIDE, decía, que fue creada por Perón a fines de los años cuarenta con el nombre de “Control de Estado” para neutralizar a la izquierda que seguía actuando en el movimiento obrero, especialmente en las filas de los trabajadores ferroviarios; la ex SIDE, decía, no es solo el instrumento del buchonerío, el espionaje y la delación, sino un resorte clave de la criminalidad estatal. Y sus manos están manchadas con la sangre de miles de compañeros asesinados bajo su responsabilidad,
Podríamos hablar horas enteras enumerando los crímenes de la SIDE.
SIDE que no ha sido ajena a los hechos represivos, aberrantes y de terrorismo de Estado ocurridos en los últimos sesenta años, como, por ejemplo, la masacre de la AMIA.
El 30 de agosto de 1994, apenas 42 días después de la matanza de la calle Pasteur, publiqué en “Página 12” una nota titulada “ La SIDE y la AMIA ”. Allí, luego de recordar sus nefastos antecedentes (por ejemplo, que en sus covachas fueron fundadas muchas de las bandas paraestatales como la Guardia Restauradora Nacionalista, GRN, y la Concentración Nacionalista Universitaeria, CNU, que asolaron el campo popular en las últimas décadas), denuncié también que, desde la masacre de la AMIA , la SIDE estaba haciendo lo imposible por convertir a las víctimas en victimarios.
Entre sus denominados “operativos de inteligencia” figuró la aparición de un “informe” (por supuesto que “secreto”) escrito por un asesor de Aldo Rico llamado Norberto Ceresole. Ese “informe”, concebido con un lenguaje marcadamente fascista, apareció en una revista que financiaba la SIDE y se llamaba “Punto crítico”. Estaba dirigida por Miguel Angel Pérez, conocido carapintada de Seineldín, que estuvo con él en Panamá y en ese momento trabajaba para el “servicio” de referencia.
Algunas semanas después, a fines de noviembre del `94, los periodistas Sergio Moreno y Laura Términe, en un breve interregno progresista que tuvo el diario “ La Prensa ”, publicaron una nota excepcional titulada “El zorro en el gallinero”. Allí ambos jóvenes periodistas se preguntaban cómo era posible que una repartición nazi por excelencia estuviera investigando un atentado antisemita,
Esos dos valientes colegas, obviamente, fueron amenazados de muerte y el propio jefe de la SIDE de entonces, el ultramenemista Hugo Anzorreguy, nerviosamente se vio obligado a salir a defender a la inmaculada institución.
En tanto, otro buchón del organismo, el coronel de infantería Jorge Solís (de inequívoca ideología nazi, que en 1990 había sido acusado de intentos extorsivos a empresarios y el día de la masacre trabajaba en la SIDE ) querelló a los compañeros por aquella incisiva nota.
Nota que incluía también otros nombres, como Enrique Giorello, ex jefe del Departamento de Medios de Comunicación durante la dictadura militar, que se convirtió durante la “democracia” en director de Reunión Interior de la SIDE. Y Enrique Gobeé, subsecretario de Agricultura y Ganadería de Martínez de Hoz, que en los días de la masacre de la AMIA se había transformado en director de la Sala de Situación de la SIDE.
Con sintético sarcasmo, el recordado poeta Juan Gelman llegaría a definirlo así: “Si la SIDE investigara realmente a fondo la masacre de la AMIA se encontraría consigo misma”.
Un abogado, que era secretario del juez Galeano antes de abandonarlo para denunciar los enjuagues de la investigación, llegó a decir en una de las concentraciones de Memoria Activa que la SIDE , en vez de aparecer como investigadora o testigo, debería ser puesta sobre el banquillo de los acusados en calidad de imputada.
La SIDE , además de cobijar delincuentes y asesinos de la peor especie como lo acaba de denunciar el ex diputado nacional Miguel Bonasso, maneja cifras siderales prácticamente sin control alguno.
En la época de Menem se supo que su presupuesto era de por lo menos un millón de dolares diarios. Hoy los secretos y recontrasecretos hacen difícil conocer con exactitud cuál es su presupuesto verdadero, pero, sin duda, sigue siendo sideral.
El ex ministro de Néstor Kirchner, Béliz, hace diez años, largó un solo nombre. El de Antonio Stiusso, pero este es apenas una gota en el océano. De todos modos, Stiusso no era un pez chico sino un referente insoslayable de esta madeja criminal.
Stiusso estuvo ahí desde la época de Lanusse, en 1972, cuando la SIDE era un eje central para desarticular el avance de la izquierda dentro de las masas peronistas, y fue un hombre de decisiones en los días de la dictadura militar. Y perduró hasta nuestros días, inclusive con el apoyo incondicional del kirchnerismo. Hasta que entraron en colisión.
El formó parte del famoso Grupo Alem, junto con Guglielminetti, de clara orientación fascista y represiva, que apareció en la revista “Gente” ostentando cruces svásticas y otros elementos de la parafernalia del Tercer Reich. Y, además, fue compinche de Aníbal Gordon, uno de los tantos asesinos que operaban para la SIDE y otros “servicios”.
Todos los gobiernos, inclusive el kirchnerista, negaron que la SIDE reparta sobres a periodistas o que haga inteligencia interna.
En todos los casos mintieron, porque la especialidad de la SIDE es el control del periodismo mediante sobornos y surtir de datos al denominado periodismo de investigación, además de la inteligencia interna, el espionaje y la infiltración, que es la quintaesencia que ha justificado hasta ahora su existir.
En el último año del siglo veinte, cuando en las puertas de la Escuela de Inteligencia, dependiente de la SIDE , en la calle Libertad entre Arenales y Juncal, fue asesinada una señora que alimentaba unos gatos, organizamos allí un acto público de repudio a este organismo terrorista e inútil. Hablaron, entre otros, David Viñas, Ricardo Monner Sans y Eduardo Barcesat, siendo quizás la única vez que a alguien se le ocurrió salirle al cruce a esta institución repulsiva casi olvidada por el campo popular.
Su destino histórico, como los demás servicios de inteligencia, la policía y todas las otras fuerzas represivas, es ser disueltos para que no queden ni rastros.
Dicho sintéticamente: ni la SIDE de antes, ni los nuevos engendros, con o sin Milani.
Pero el debate social será en definitiva el que deba decidir qué hacer con estos organismos que han teñido de sangre y luto al pueblo argentino y sobreviven en democracia.
Condenamos la judeofobia, que desde el poder y desde distintos sectores de la sociedad se ha expandido como reguero dee pólvora, y también condenamos la islamofobia y la utilización de chivos expiatorios árabes que, en el peor estilo racista, aparecen desde las fuerzas hegemónicas y desde los medios.
A propósito de esto, quiero decir que permanentemente soy un crítico del diario “ La Nación ”. Pero añado que también en un diario oligárquico como este hay contradicciones y a veces se le escapan verdades no previstas por ellos.
Como sucedió, por ejemplo, el 10 de diciembre del 2006. En esos días habían estallado con enorme fuerza las denuncias contra Irán basadas en datos endebles suministrados por la CIA y la Mossad , que no fueron hechos públicos oficialmente.
Bueno, ese día, en “ La Nación ”, Jorge Urien Berri publicó una nota que no tenía desperdicios. Se tituló “Una cuestión de fe, no de pruebas”. En esa nota Berri no solo subrayaba que no había pruebas serias contra Teherán, sino que se preguntaba también por qué, por ejemplo, no se hablaba más de los policías que debían custodiar la AMIA y en el momento de la voladura estaban ausentes.
Y Berri finalizaba con estas palabras categóricas: “Un crimen de lesa humanidad no justifica el todo vale, ni justifica reemplazar la verdad real con la verdad revelada”.
Por supuesto que a Berri se le vino el mundo encima en medio de presiones y escándalos, tal como me lo contó el mismo en un reportaje que le hice algunos años después.
El judaísmo oficial ha sido cómplice por acción y omisión de todas estas distorsiones. En una nota publicada hace ya algún tiempo dije que eran cornudos conscientes de los verdaderos asesinos. Y, más recientemente, el 27 de enero último, nada menos que en el diario “Haaretz” de Tel Aviv (un diario que la ultraderecha sionista suele calificar de izquierdista, aunque en realidad se trata de una publicación progre y pluralista) apareció un comentario que le puso los pelos de punta a los dirigentes de la DAIA y de la AMIA.
Esa nota, firmada por Meir Margalit, que es un luchador por la paz y contra las violaciones de los derechos humanos de los palestinos, acusó a los dirigentes de la comunidad judía argentina de estar sirviendo los intereses de la peor derecha.
Y, con respecto al acuerdo con Irán, señaló: “El memorandum firmado con Teherán es, sin duda, controversial y problemático, pero no a la altura de los negocios de armas de Israel con la junta militar de Argentina durante la dictadura iniciada en 1976” .
Esto, reitero, lo dijo un columnista de un diario israelí, quien, por si fuera poco, agregó:
“Nisman estaba infectado por la obsesión contra Irán que infectó a la comunidad entera. Se lo proveyó de materiales que Israel le dio y fue usado por el ala derecha para promover un hecho político que probablemente él nunca quiso”.
Nisman, agrego yo, era un vocero del judaísmo oficial y no sé si se suicidó o lo suicidaron. Pero, cualquiera que hayan sido los hechos reales, lo cierto es que fue víctima de las durísimas confrontaciones entre las mafias represivas. Confrontaciones que se cobraron otras vidas, como la del apodado Lauchón Viale hace algún tiempo.
Y volviendo a Stiusso, este personaje fue entrevistado hace poco por la revista “Noticias”. Y en un párrafo realmente sabrosísimo, se le preguntó quién había volado la AMIA. Y Stiusso no respondió con la sanata de siempre de que “estamos investigando hasta las últimas consecuencias”, sino que dijo nada más y nada menos que la voladura de la AMIA “era un secreto de Estado”.
Para mí ha sido una de las más claras confesiones de alguien ligado al poder y, tengo entendido, que APEMIA comentó el hecho a través de un comunicado.
Aunque en realidad se registraron otras confesiones formuladas desde arriba. El propio ministro del Interior del presidente De la Rúa , Federico Storani, el mismo personaje que tiene las manos manchadas de sangre por su responsabilidad en el asesinato en 1999 de dos compañeros a la entrada del puente Corrientes-Resistencia, llegó a declarar a manera de confesión:
“No es fácil avanzar en la investigación del caso AMIA, porque hay un bloqueo de las fuerzas de seguridad”.
“Esto significa en concreto --agregó Storani-- que en las fuerzas de seguridad existe una negativa a investigar a sus propios hombres vinculados con el ataque”.
Estas palabras de Storani, esta verdadera confesión, fueron dichas al presidente de la aMIA y reveladas por “Página 12” el 12 de julio del año 2000.
- - - - -
Pero no he venido esta noche a hablar únicamente de la viga en el ojo ajeno.
También el denominado campo popular integra esta sociedad y no está exento de cargar sobre sus espaldas algunas de sus taras.
Por eso no fueron pocos los partidos de izquierda que, al principio, tiraron la pelota afuera, dijeron muchas sandeces, no ocultaron sus prejuicios y se mostraron indiferentes ante la masacre, como si los muertos hubieran sido todos vendedores de bombachas de la calle Azcuénaga y no compañeros.
Y APEMIA llegó a denunciar a algún sector pequeño de la izquierda que inclusive podría decirse que apoyó el atentado con el argumento de que era parte de la lucha del pueblo palestino contra el sionismo invasor.
En una sociedad profundamente colonizada por instituciones reaccionarias, la judeofobia o el prejuicio encubierto subyacen muy arraigados incluso en ciertos estratos de la izquierda revolucionaria a la que pertenezco.
Siempre suelo citar una frase muy feliz de August Bebel, el pensador marxista que actuó en Alemania hacia fines del siglo XIX y principios del XX al lado de esa gran revolucionaria que fue Rosa Luxemburgo. La frase de Bebel era: “El antisemitismo es el socialismo de los imbéciles”. O sea, el antisemitismo es la falsificación de la lucha de clases.
También en la Argentina hay demasiados imbéciles que confunden los términos reales de la antinomia entre explotadores y explotados.
No fueron pocos los que hace algún tiempo nos hicieron recordar que el señor Jacobo Brukman es judío. Pero muy pocos se fijaron que decenas de judíos, entre ellas Laura Ginsberg y el que habla, fueron corridas por los gases y la represión durante la gigantesca movilización de solidaridad con los trabajadores de Brukman.
(Entre paréntesis, toda nuestra adhesión a la lucha actual de los trabajadores de Brukman para impedir el desalojo y la nueva ofensiva patronal).
Muchos deberían repasar sus conocimientos sobre la lucha de clases. En tonces se darían cuenta que también en el campo judío hay lucha de clases. Y que también en el campo judío hay explotadores y explotados. Y hay asesinos de palestinos y defensores de palestinos.
En muchos sectores del campo popular el judío es aceptado siempre y cuando logre demostrar que es muy poco judío. Ciertos judíos de izquierda suelen aceptar esta tácita exigencia. Yo soy distinto y trato de nadar contra la corriente. Yo estoy muy orgulloso de mis raíces que tanto aportaron a las luchas revolucionarias en el mundo, desde la Revolución de Octubre, desde el Ejército Rojo creado por León Trotski, desde las Brigadas Internacionales que en España contaron con una masiva participación judía para pelear contra el fascismo, hasta la lucha armada en América latina. Y sin olvidarme de Simón Radowitzky, que hizo justicia, justicia popular, ejecutando a un feroz represor como el coronel Ramón L. Falcón, cuyo nombre, para vergüenza de los porteños, todavía lleva una calle del barrio de Flores.
- - - - -
Y concluyo con una breve reflexión sobre APEMIA.
Mis palabras, las que vengo pronunciando desde el `94 o las que esbocé hoy, puede que sean valiosas y certeras o no, pero, en definitiva, son palabras que hasta ahora se las ha llevado el viento.
APEMIA tiene el mérito de que su firmeza y terquedad no han caído en saco roto. Por eso subrayaría que su logro fundamental es haber sacado la causa AMIA del oscuro túnel del Medio Oriente para instalarla en la agenda del campo popular argentino.
Ahora, en nuestro país, hay infinidad de problemas que nos preocupan y son parte cotidiana de nuestra lucha, como el avance de la miseria y la desigualdad, la desocupación, la indigencia, el gatillo fácil de la policía, la contaminación ambiental, el saqueo de nuestras riquezas naturales que efectúan las multinacionales como Chevron y Monsanto, la injusticia con los pueblos originarios despojados de sus tierras y de su identidad cultural, la corrupción, la entrega del país. Y, en este contexto, APEMIA ha logrado incluir también la causa de la AMIA , que ahora se comprende un poco mejor que no es un tema de la burguesía judía, sino un tema que atañe al conjunto de los trabajadores.
Cierto es que no soy de APEMIA, tengo diferencias y algunas heridas sin cicatrizar que vienen de la época de Memoria Activa. Pero eso, en este momento, es absolutamente secundario.
Continúo denunciando la responsabilidad del aparato estatal en la masacre de la AMIA y por ello saludo la lucha de APEMIA (Agrupación por el Esclarecimiento de la Masacre Impune de la AMIA ). Y, con mucha cautela, porque con razón o sin razón sigo siendo un descreído, me sumo a los reclamos de una comisión independiente de investigación y que se abran los archivos.
Muchos oportunistas que antes eran indiferentes al tema, hoy piden lo mismo. Esa es la señal que avanzamos.

miércoles, 25 de febrero de 2015

Tirotean un local del Movimiento Evita Vicente López

Tirotean un local del Movimiento Evita Vicente López

Publicado en Pagina Popular

24592_movimiento-evita-600x450Por este motivo, se convoca a un acto a las 16 hs. en Felix Amador 1555, Olivos, con la presencia de Emilio Pérsico, el diputado provincial Fernando “Chino” Navarro, Jorge Taiana y el concejal Joaquín Noya, junto a otros referentes del kirchnerismo y militantes del Movimiento Evita.
A raíz los acontecimientos ocurridos en la madrugada de hoy en el local del Movimiento Evita de Olivos, se convoca de urgencia a un acto en desagravio por las agresiones perpetradas contra este espacio político, la Democracia y el proceso político que encara la presidenta Cristina Fernández de Kirchner. Al inicio de las actividades del Centro Cultural y Político Movimiento Evita de Olivos, se encontraron mas de 10 impactos de bala en el frente e interior del local.
taiana
mov evita



domingo, 22 de febrero de 2015

18F, el bautismo de fuego del partido judicial

Hoy la entrada la escribe CFK
 
febrero 21, 2015
18F, el bautismo de fuego del partido judicial
De jueces y fiscales. De marchas y números. De Nisman a Pollicita.

18f-marcha-por-nisman-2007814w645

EL 18F, BAUTISMO DE FUEGO DEL PARTIDO JUDICIAL
Breve introducción y alguna reflexión
Me contaban que en los últimos días, cuando terminaba de hablar en algún acto oficial, TN, el cable del monopolio Clarín, titulaba: “No mencionó a Nisman”, “No habló de la marcha del 18F”.
Es cierto que cuando hablo por cadena nacional se les dificulta apenas un poquito la tarea destructiva y depredadora de lo institucional. Pero la libertad de prensa, por suerte, no sufre mella. La cadena nacional del desánimo y el odio, comandada por Clarín, goza del privilegio de la libre expresión los 365 días del año durante las 24 horas.
Pero volviendo al reproche que se me hacía por mi “silencio”, resulta curioso que cuando hablo de lo que algunos no quieren, un fiscal me exige que me calle, y cuando no hablo de lo que ellos quieren, me reclaman que hable. En síntesis: la palabra y el silencio parecen tener dueños en la Argentina.
En realidad, como ciudadana antes que como Presidenta, siempre he tenido la costumbre de analizar, evaluar, y luego opinar sobre cualquier hecho una vez que este ocurre. Es una sana costumbre que no pienso abandonar.
De jueces y fiscales
El hecho que sí había ocurrido era la inédita convocatoria de fiscales con el apoyo de no pocos jueces a una marcha a la que decían se convocaba para reclamar “justicia” por la muerte del fiscal Nisman, algo realmente tan insólito como sería una convocatoria de Ministros del Poder Ejecutivo reclamando una mejor “gestión de gobierno”, mientras otros afirmaban convocar en homenaje a su colega muerto. No voy a entrar en los antecedentes de los fiscales convocantes, harto conocidos por propios y extraños. Pero no deja de ser una curiosidad que dos de ellos fueron acusados por familiares de las victimas de obstaculizar la causa Amia y la tarea del propio Nisman. Como tampoco puedo dejar de señalar el informe producido por el periodismo español en torno a dos de ellos y a su vinculación con barras bravas y “sus negocios”, del club que en los hechos comanda un candidato presidencial, sin que ningún miembro del Poder Judicial, al hacerse público tal nivel de connivencia, haya actuado o siquiera expresado algo. ¿O será que se vienen tomando en serio y hace tiempo esto de los “silencios” selectivos?
Lo cierto es que la marcha a la que asistió todo el arco de partidos opositores y sus candidatos presidenciales, salvo las agrupaciones de izquierda, no fue para nada un acto de homenaje a una persona trágicamente fallecida, con la obvia excepción de sus familiares directos.
Se pudo ver en vivo y en directo a dirigentes políticos riéndose a carcajadas y también a manifestantes llevando carteles con leyendas ofensivas e insultantes contra el gobierno. Tampoco fue una marcha del “silencio”, porque el mismo fue sonoramente roto por un orador sindical integrante de una central obrera ferozmente opositora al gobierno. En definitiva: tanto en lo gestual como en las palabras y en lo ostensiblemente visible, el 18F fue decididamente una marcha opositora, convocada por fiscales y apoyada por jueces y todo el arco político opositor.
En síntesis: una marcha de varios integrantes de un Poder del Estado, el Judicial, contra otro Poder de la Constitución: el Ejecutivo. Es lo que se vio, se escuchó, se filmó y se fotografió. O sea, el hecho que ocurrió.
Y aquí vuelvo al principio. Había que esperar, porque podría haber sido una marcha en homenaje a un fiscal que apareció sin vida en circunstancias dudosas, tal cual lo expresa la carátula del expediente judicial, o podría haber sido lo que realmente fue: simple y sencillamente, una marcha opositora.
Marcha que sí tuvo un único e inmenso mérito, que es que en la Argentina, tu país, se puede disentir, se puede insultar al Gobierno y a la Presidenta, y se puede marchar libremente. No siempre fue así, y no hablo de la Dictadura. Aún recuerdo lo que les pasó a los que se les ocurrió disentir el 19 y 20 de diciembre del 2001 en la Plaza de Mayo. Represión, más de 30 muertos, disparos sobre la multitud, Estado de Sitio. A más de 13 años, aún no se sabe de detenidos ni de condenas por esos hechos. Fernando De la Rúa presidía el Gobierno.
De marchas y de números
La polémica sobre la marcha y el número de la concurrencia merece un análisis especial. Por lo explícito y por lo implícito. Análisis, que para evitar subjetividades, resulta conveniente recurrir, como fuente, a los propios medios opositores.
En lo explícito, debo decir que las marchas opositoras más grandes que tuvo nuestro Gobierno fueron dos:
– Una convocada por “ingeniero” Blumberg en la plaza del Congreso el 1ro de Abril del 2004.
– La otra fue organizada en el Monumento a los Españoles, sobre la Av. del Libertador, por las Patronales Rurales el 15 de Julio del 2008, luego de 127 días de lock out, desabastecimiento, cortes de ruta, etc. Esta última superior a la primera.
Las crónicas y los documentos fotográficos de los diarios Clarín y La Nación de los días siguientes son el testimonio más elocuente.
20040402_thumb LN- 2Abril2004 - Con filtro
Tapa de Clarín del viernes 2 de abril: “Hubo 150.000 personas frente al Congreso y actos en todo el país. Fue una de las mayores concentraciones desde la vuelta de la Democracia.”
Tapa de La Nación del mismo día: “En la más impresionante manifestación popular en muchos años, unas 150.000 personas…”.
Impresiona como ambos diarios cuentan con tanta exactitud la misma cantidad de gente.
20080716_thumb lanacioncampo
Llama la atención la precisión del diario La Nación comparando los dos actos. 237.000 personas en el acto sobre la Av. del Libertador y 103.000 personas en el Congreso, en el acto que presidía Néstor Kirchner.
Basta mirar las tapas de ambos diarios del día 19 de febrero y sus documentos fotográficos para que la cifra mencionada de ¡400.000 personas! resulte patéticamente absurda y políticamente armada.
Tapa4 tapa-ayer
Las fotos y sus perspectivas, sus propios textos, los lugares físicos comunes ocupados y su capacidad tornan demasiado grosera la mentira.
¿Por qué entonces ese evidente empecinamiento en agregarle ceros a una marcha? Porque en definitiva, allí está el objetivo oculto e implícito de la marcha: El 18F no es el homenaje a un fiscal, ni siquiera un reclamo insólito de justicia, sino el bautismo de fuego del Partido Judicial .
Y ese Partido Judicial debe aparecer con “respaldo masivo” (no popular, concepto impensable para los que concurrieron al evento) que avale y dé aires de legalidad a cualquier mamarracho judicial, independientemente de lo que digan las leyes, los códigos de fondo y de forma y hasta la mismísima constitución.
El 18F. Bautismo de fuego del Partido Judicial
Allí esta el verdadero hecho político e institucional de la marcha del 18F. La aparición pública y ya inocultable del Partido Judicial.
Nuevo ariete contra los Gobiernos Populares, que suplanta al Partido Militar en el rol que, en el trágico pasado, asumiera respecto de Gobiernos con legalidad y legitimidad democrática.
Ya no se trata de golpes violentos que interrumpen el funcionamiento de las instituciones y de la Constitución. La modalidad es más sofisticada. Articula con los poderes económicos concentrados y fundamentalmente con el aparato mediático monopólico, intentando desestabilizar al Poder Ejecutivo y desconociendo las decisiones del Legislativo. O sea, un súper poder por encima de las instituciones surgidas del voto popular.
Un Partido Judicial integrado por grupos de jueces y fiscales vinculados y promocionados por los grandes medios y grupos económicos. Muchos de ellos también defensores de las leyes de la impunidad para los crímenes del Terrorismo de Estado durante la última Dictadura, otros ex-funcionarios políticos de la década del noventa y casi todos de aceitada articulación con las conducciones subterráneas desplazadas de los organismos de inteligencia.
Este Partido Judicial, que al mismo tiempo que funciona como armadero de causas cajonea otras. Es el que llama a indagatoria al Ministro de Justicia media hora antes de que la Cámara de Diputados comience el tratamiento del nuevo Código de Procedimiento Penal. Es el que llama a declaración indagatoria a la Procuradora del Tesoro cuatro días después de que la misma se presente en el expediente donde se tramita la descabellada denuncia del fiscal Nisman, con un escrito de 60 páginas y prueba documental que da por tierra al absurdo “plan criminal elaborado por la Presidenta de la República y su Canciller y aprobado por el Congreso de la Nación”.
Es el Partido Judicial que cajonea causas de Lesa Humanidad como la de Papel Prensa, con increíble cantidad de prueba documental y testimonial, en lo que fue la apropiación de dicha empresa durante la Dictadura por parte de Héctor Magnetto, Ernestina Herrera de Noble, Bartolomé Mitre y los ex propietarios del diario La Razón, sin que siquiera hasta ahora se haya citado a ninguno de los denunciados por la viuda de Graiver, detenida y torturada durante la Dictadura.
A propósito de esta causa emblemática, ¿será cierto que el Juez de la causa, Dr. Ercolini, asistió a la marcha, tal como informan algunos diarios? Pienso que no. Ya sería demasiado.
Es el Partido Judicial el que no toma ninguna determinación y “duerme” la causa sobre lavado de dinero denunciada por Hernán Arbizu, ex Vicepresidente de JP Morgan en la Argentina, donde no solamente se autoincrimina, sino que detalla con precisión como lavaba dinero de los mismos integrantes del Grupo Clarín. La causa lleva años y no hay una sola citación.
Es el Partido Judicial el que aún no permite que se aplique a Ley de Medios, declarada constitucional por la Corte Suprema, a través de una sucesión infinita de medidas cautelares.
Es el Partido Judicial el que ha generado el “derecho cautelar delivery” o el “forum shopping”. El mismo que pide la indagatoria del fiscal Dr. Gonella, que investiga lavado de dinero y narcotráfico, haciendo lugar a una denuncia hecha por una jueza que es pareja del narcotraficante Valentín Temes Coto, condenado a 20 años de prisión por contrabando de tres toneladas de cocaína.
Es el Partido Judicial el que acusa a empresas por meras faltas administrativas, al mismo tiempo que el magistrado actuante vulnera la Ley siendo accionista de sociedades comerciales (lo cual está impedido), adquiridas además con prestamos de bancos públicos (Banco Provincia de Bs. As.) y de empresarios privados. Como detalle risueño: las sociedades de las cuales es accionista tienen las mismas faltas administrativas que las acusadas. Increíble pero cierto. Delicias de la omnipotencia, impunidad y discrecionalidad que te da el sólo hecho de ser uez en nuestro país. De pagar impuesto a las ganancias… mejor no hablamos.
Es el Partido Judicial que acosa en forma nunca vista al Ministerio Público Fiscal con denuncias permanentes, pedidos de indagatorias, allanamientos y trabando el accionar de una institución que la Constitución de 1994 consagró como Ministerio extrapoder, como una garantía de independencia en la administración de Justicia para los ciudadanos.
Es el Partido Judicial que por primera vez en la Historia declara inconstitucional un tratado internacional firmado por el Gobierno Nacional y ratificado por el Parlamento, en ejercicio de facultades Constitucionales que son exclusivas y excluyentes de ambos Poderes. Decisiones estas que, por lo tanto, no son judiciables, tal cual lo marca la propia doctrina de la Corte.
Es el Partido Judicial que no va a elecciones, cuyos miembros no pagan impuestos, tienen sus funciones y prerrogativas de por vida, y en algún caso están por cumplir un siglo. ¿Decime si no te dan ganas de ser juez?
Una apostilla sobre marchas y números
Cuando estoy escribiendo alguien me hace llegar la tapa del diario La Nación del 19 de abril del año 2013. Acá está, no tiene desperdicio.
lanacion19abril
Es de hace casi dos años. Presta atención al título y al subtítulo. Dice que es la mayor protesta contra el gobierno. Que superó la del 13S y a la del 8N. El 8N, ¿te acordás? La marcha verde. ¿Vos decís por el calentamiento global? No, esa fue en Nueva York, yo estaba y fue multitudinaria en serio. La de acá fue por el dólar.
La protesta de la foto fue por la reforma de la justicia, que luego de aprobada por el Congreso fue rechazada por el Poder Judicial. La crónica dice que a esa manifestación fueron “cientos de miles”. Mirá la foto y volvé a mirar las anteriores. Las conclusiones sacalas vos.
Un detalle. Si te fijás, a un costado de la foto hay un articulo con un título: “El Análisis. Cristina frágil y abrumada”. Me parece que el que necesita un analista es el que escribió el artículo. Y si prestas atención, en la tapa de La Nación del 19 de febrero, el día de mi cumpleaños, otro artículo: “El Escenario. El galtierismo de Cristina”. Te aclaro que no leí ninguno de los dos, pero infiero que de “frágil y abrumada” hace dos años, a pasar a ser Galtieri evidencia un poder de recuperación francamente asombroso… y eso que el alcohol no me gusta y no tomo jamás. Aunque se ve que otros sí, y muy seguido. En fin, delicias de los medios y su falta de registro de lo que escriben. Una pena.
Por si no te queda claro, el tema es que la última marcha de protesta contra el Gobierno siempre va a ser la más numerosa. El problema es que ya van por 400.000, así que me juego que la próxima es un millón.
De Nisman a Pollicita
Tengo en mis manos una copia de la nota que el fiscal Gerardo Pollicita, a cargo de la denuncia del fiscal Nisman, dirigida al Presidente de la Cámara de Diputados, Dr. Julián Dominguez, donde le comunica a ese cuerpo legislativo que no concurrirá el día lunes 23. En efecto, los titulares de las Comisiones de Justicia, Relaciones Exteriores y Asuntos Constitucionales habían invitado al fiscal en virtud de que el nudo central de la denuncia es el Memorandum de Cooperación Judicial entre Argentina y la República Islámica de Irán con motivo del atentado de la AMIA, firmado por el Poder Ejecutivo y aprobado por el Poder Legislativo, por tratarse de un Acto Federal Complejo, que requiere para su perfeccionamiento la intervención de los dos Poderes.
Resultan realmente sorprendentes, y una muestra más de cómo funciona el Partido Judicial, los motivos que alega el Fiscal Pollicita para no concurrir al Congreso de la Nación a explicar una denuncia tan importante en la que estaría involucrada la Presidenta de la Nación, su Canciller y un Diputado, entre otros.
Sostiene la necesidad del “secreto de sumario” y que su concurrencia “implicaría atender las demandas” (SIC) de los señores legisladores y que entonces las “diferentes líneas de investigación” podrían verse frustradas en caso de alcanzar estado público.
¿Donde estaba el fiscal Pollicita cuando el fiscal Nisman hizo un verdadero raid periodístico por TV, radio y diarios, dando pelos y señales de su denuncia? ¿O cuando decidió ir al Congreso invitado por la oposición?
¿Qué pasa con los fiscales de Partido Judicial? ¿Cuándo los invita la oposición aceptan y cuando los invita el oficialismo lo rechazan?
¿Viste lo que te dije sobre el Partido Judicial? Porque además de ser Partido, es opositor y destituyente del Gobierno.
Pero no de cualquier Gobierno. De este Gobierno.
El Gobierno de la Memoria, la Verdad y la Justicia.
El Gobierno de la derogación de la leyes de impunidad.
El Gobierno que abrió todos los archivos y relevó a todos los agentes de inteligencia para que hablaran sobre el caso AMIA. El único gobierno argentino que le reclamó en la ONU cooperación judicial a la Republica Islámica de Irán para el esclarecimiento de la causa.
El Gobierno que más recursos dio, económicos y humanos, a quienes investigan el atentado terrorista a la AMIA ocurrido hace 21 años, sin que haya un solo detenido, ni un solo condenado.
El Gobierno de la AUH. El que recuperó los recursos de los trabajadores de las AFJP. El de la mayor inclusión en materia previsional. El de la movilidad jubilatoria.
El Gobierno de los planes Procrear, Progresar, Conectar Igualdad.
El Gobierno que hizo la mayor inversión de los últimos 50 años en materia ferroviaria. Trenes nuevos para viajar con dignidad.
El Gobierno que modernizó el trámite de DNI y pasaporte para que ya no sea un calvario obtener tu documentación.
El Gobierno que desendeudó al país. Le pagó al FMI, al Club de París, y se niega a pagar a los Fondos Buitres tasas usurarias. El que quiere pagarle al 100% de sus acreedores en forma equitativa, justa e igualitaria.
El Gobierno que creó más de 5 millones de puestos de trabajo. Que reinstaló los convenios colectivos de trabajo. Que volvió a hacer funcionar el Consejo del Salario Mínimo, Vital y Móvil. El que reindustrializó el país, y tiene los salarios mas altos de America Latina, nominalmente y en paridad de poder adquisitivo.
El Gobierno que construyó las obras de infraestructura más importantes de los últimos 50 años. El que terminó Yacyretá y Atucha II. El que construye y lanza al espacio el primer satélite argentino, creando ARSAT.
El Gobierno que retoma el Plan Estratégico Nuclear con inversiones superiores a los 11.000 millones de dólares. El que repatrió a más de 1.000 científicos y que creó el Ministerio de Ciencia y Tecnología.
El Gobierno que abrió 9 nuevas Universidades Nacionales y generó el sistema nacional de becas con mayor inclusión de toda la Historia.
El Gobierno que amplió derechos con el matrimonio igualitario, con la igualdad e identidad de género.
El Gobierno que restableció el Estatuto del Peón Rural e incluyó por primera vez al personal de casas de familia con todos sus derechos laborales y de seguridad social.
El Gobierno que le dijo NO al ALCA y SI a MERCOSUR, UNASUR y CELAC.
Y aunque no lo creas, el Gobierno que mayor presupuesto le ha dado al Poder Judicial.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Abuelas de la Plaza

(permiso don Rep)