lunes, 18 de septiembre de 2017

Lectoescritura para gendarmes


Posteo de Elsa Drukaroff en Facebook sobre una experiencia docente con gendarmería.

Comparto este testimonio tremendo de Leonardo Novak
Hace unos años me propusieron dar clases en un centro de instrucción de Gendarmería Nacional. Clases de lectoescritura en el marco de una especialización en inteligencia. Obviamente, lo pensé dos veces antes de aceptar, pero acepté —porque necesitaba dinero y porque me ganaba un altruismo pequeñoburgués e inútil: salvar por lo menos a uno—. El trabajo consistía en enseñar a leer y escribir en un momento en que había una bajada de línea para formar a los aspirantes a gendarme en derechos humanos y otras cuestiones que los encargados de la especialización no veían con la mejor voluntad, pero cuyas órdenes obedecían. El que me entrevistó, un hombre bastante afable por cierto, me dejó presentarle una propuesta de objetivos y contenidos —estábamos inventando la materia en ese preciso instante—. Terminó de escucharme, se puso a revolver los pulgares sobre la panza, miró los paneles del techo y suspiró sin decir nada un rato largo —a mí me pareció largo, al menos—. Después se inclinó sobre el escritorio y me pidió acercarme. Habló casi en voz baja. Me contó lo único que él quería solucionar con la materia y para lo que realmente me llamaban. Muchas veces, cuando los aspirantes tenían como tarea “observar” un domicilio, los problemas de redacción en el informe generaban más de un dolor de cabeza: las descripciones de las fachadas, además de ilegibles, retrataban hogares muy distintos a los reales o muy parecidos a los de toda la cuadra, de manera que los gendarmes, cuando debían actuar, erraban el objetivo y no era infrecuente llevarse a un vecino alelado que miraba televisión y en nada se relacionaba con los hechos investigados. La anécdota me pareció ilustrativa y temible, le ponía carne a algo que yo me afanaba en no percibir —habría que preguntarse más agudamente cómo nuestras ensoñaciones ideológicas nos permiten andar por el mundo creyendo que hacemos cosas buenas—. En fin, por H o por B, decidí olvidar el ejemplo para desarrollar un programa. Nada resultó bien, como era de prever, y la planificación apenas si la pude poner en práctica. De los casi 120 aspirantes muy pocos no profesaban un rechazo absoluto a leer y a escribir —ni mucho mayor ni mucho menor que el de cualquier otro ciudadano— y a todo tipo de reflexión. Pero además, el hombre a cargo solía visitarme siempre después de clase y un poco burlonamente, aunque con insistencia, me recordaba el cuentito de las fachadas. Adapté los trabajos a esa consigna extraña y focalicé en ejercicios meramente descriptivos (los informes les impedían aventurar hipótesis, hacer interpretaciones, etc.). Los días se volvieron interminables, los manuscritos trasuntaban siempre los mismos escenarios, poblados con pibes de gorra y capucha en el interior de casas herméticamente cerradas de las cuales no se podía deducir nada más que el color de las paredes y el material de las persianas. Si en las imágenes aparecía una vieja, era una posible víctima de asalto. Si veíamos un kiosco, en realidad estábamos frente a un aguantadero. Veían hipotéticamente, vivían en estado de sospecha. Esos fantasmas, creo, es lo que llamamos institución Gendarmería y lo que habían aprendido en los dos años de formación previa, consistente, según sus relatos, en estar parados bajo la lluvia o el sol inclemente durante una innumerable cantidad de horas. Desaprobé trabajos todo lo que pude porque no lograba extraer las especulaciones de los escritos. Por las junturas de los paneles, en los momentos de escritura y silencio, llegaba la clase de al lado: un hombre enseñaba varios mecanismos de armas. También, cada tanto, otro profesor, un abogado que, según dijo, daba Derecho, aparecía por el ojo de buey de la puerta y me saludaba tamborileando los dedos en el vidrio. Nunca entendí su sonrisa, si le causaba gracia nuestra tarea o si, más abstracto, se compadecía de la suerte de la humanidad. Finalmente me dijeron que yo tenía el poder de desaprobar a cuantos quisiera, pero lo óptimo sería que no fuesen muchos, es más, casi ninguno, porque estaban obligados a egresar tantos gendarmes cada tanto tiempo.
También fui conociendo a los aspirantes, muchos de los cuales temblaban y sudaban ante las letras como pocas veces vi en mi vida. Algunos me llamaban aparte, intimidados por los ojos de los demás, y confesaban, con mucho pudor, varias cosas distintas: ser casi analfabetos, no querer volver a su provincia porque todo era peor, haber delinquido y temer la reincidencia, desear casarse y necesitar trabajo.
Durante la etapa de exámenes finales cada uno leía como le era posible, pronunciaban en silencio las palabras y cerraban los ojos como si buscasen en su intimidad el significado de un lenguaje muerto pero sagrado —todos odiaban leer, pero creían que era importante—; se golpeaban las sienes o presionaban los párpados con el canto de las manos a la caza de un sinónimo o reprendiéndose a sí mismos por considerar que todo lo habían hecho mal. Y cuando se inclinaban sobre la hoja, por la camisa entreabierta, a casi todos les bamboleaban cadenitas plateadas con vírgenes o se aferraban a algún amuleto que podría preservarlos, milagrosamente, de la vergüenza que temían pasar ante el docente. Me pareció comprender mucho de lo que venía esquivando para no sufrir demás. Todos, al menos esos de ahí, venían del mismo páramo sórdido, un paisaje replicado en rincones de provincias donde la presencia del Estado es casi peor que su ausencia, una intemperie en la que afluyen el feudalismo de los gobernadores, la moralina religiosa y la publicidad satelital, produciendo pequeñas bombas de resignación o desprecio, aptas para vivir día a día en los límites de la ley, uno de cuyos resultados es el gendarme, a grandes rasgos.
No me llamaron nunca más para dar esas clases. Nunca les pedí trabajo de nuevo.
Vamos a lo importante: ¿dónde está Santiago Maldonado?

martes, 15 de agosto de 2017

Movimiento Evita - Movimiento social o partido político


Mas allá del onanismo oficialista festejando un triunfo que no fue, a la luz de los resultados de las PASO se podrán desplegar una multiplicidad de reflexiones y análisis.
Uno de esos será el que habrá que hacer respecto del lugar que ocupó y ocupará el Movimiento Evita en el mapa político de nuestra sociedad. Todos sabemos que el ME desde su conducción histórica y los recién estrenados nuevos referentes ángeles caídos del gobierno nac&pop, ha hecho saber de su decisión para las elecciones de medio término, de acompañar en su aventura separatista al ex ministro ofendido. 

En esta apacible y templada mañana de invierno porteño repaso las novedades del día en los portales y las redes mientras allá, afuera de mi ventana resuenan histéricas las bocinas de enojados conductores atorados en el tránsito inoportunamente atascado por causa de las exageradas medidas de seguridad debidas a la visita del enviado del imperio a para supervisar al empleado oligárquico que supimos elegir y que hoy ocupa la Casa Rosada.

Leo y releo los posteos en facebook y encuentro en la página del ME dos comunicados sumamente interesantes, los de Gildo Onorato y Eduardo Toniolli respectivamente. Ambos reconocidos referentes de esa organización social de base originada en aquellos movimientos sociales que se generaron como consecuencia de la crisis del 2001.

Por un lado Onorato se vanagloria de que "Ayer nació una nueva experiencia del Peronismo que fue acompañada por más de medio millón de bonaerenses." Peronismo de medio millón es como decir que la hinchada de boca es comparable con la del muy respetable Club Atlético All Boys de Saavedra. 
Según los resultados provisorios oficiales publicados hasta donde quiso el tipo que bailó en el balcón de la rosada (95,68% del total de mesas), la lista a senadores encabezada por ex ministro ofendido obtuvo 525.293  votos (5.90%) mientras que la de diputados recogió 496.267 (5.59%),  algo menos de los "... 600.000 locos que persiguen un sueño... " que enarbola Onorato si es que consideramos que todos esos votos provienen enteramente del ME, sus adherentes y simpatizantes, cosa bastante dudosa por cierto, ya que habrá no pocos disconformes con el oficialismo pero asimismo odiadores K y defraudados por la aliada radical del massismo, que de seguro habrán votado al eficiente ex ministro del interior y transporte.

El referente en un discurso algo bipolar asegura levantar 
"... la bandera que nos unifica ..." a la par que reafirma su postura divisionista del movimiento popular y su claro enfrentamiento por igual con la derecha macrista, el opoficialismo trans-gén-ico massista y la propuesta nacional y popular de la Unidad Ciudadana, ambos tres colocados en una misma bolsa. Discurso mas cercano al troskismo vernáculo o en general al vanguardismo iluminado que al peronismo. Me hizo acordar por un momento a personajes como Carlos Lordkipanidse para quien la desaparición de Santiago Maldonado a manos de la Gendarmería es responsabilidad de Berni y de Cristina. Confundir el enemigo se paga caro.
Cuando accedemos en cambio, al comunicado de Toniolli, referente del ME rosarino, vemos que hace mención al Enorme acierto" de "...  la decisión de ir en un sólo frente" y festeja el haber contribuido al logro de que "Hoy la sumatoria de las tres listas de candidatos del Frente Justicialista le gana a Cambiemos y al Frente Progresista a nivel provincial."
Aunque las historias del PJ y del FpV en la PBA y en Santa Fe son diferentes vemos que a diferencia de un Onorato vanagloriándose de un magrísimo resultado en solitario y autoasignándose la falaz condición de ser la refundación del peronismo, Toniolli, festeja un triunfo peronista logrado al estilo peronista. 

Uno se pregunta ¿Cual es el verdadero ME? será lo que expresa uno o lo que plantea el otro, son aquellos que pretenden diferenciarse furiosamente del Cristinismo o los que priorizan la acumulación de poder de fuego en la lucha contra el enemigo imperial y sus socios vernáculos, la oligarquía. Probablemente sean ambos y mas...

Para completar el cuadro para el análisis de ambos comunicados en relación con lo que éstos representan es interesante releer esta nota publicada en La Tecla llá por el 2015.

Habrá que ver hacia dónde navega esta agrupación, que harán sus referentes, sus cuadros, sus militantes y especialmente sus votantes, en vista a las elecciones de Octubre y aún después de Octubre. 

Los caminos no son muchos, el de convertirse en una línea interna de un partido político local sin rumbo claro mas allá de un consignismo reivindicativo o en cambio el de sumarse doctrinariamente, como al principio, a una alianza popular amplia y superadora con centro en el peronismo en busca de recuperar el poder político para asumir el control económico de la nación en favor del pueblo y en contra de la oligarquía y el imperio.

Hasta la próxima.



martes, 1 de agosto de 2017

Pachamama

Los invasores dominadores blancos establecieron el día 1° de agosto para la conmemoración de la pachamama y después de varios siglos de prohibiciones, excomuniones y persecuciones, permiten a los pueblos originarios la realización de ritos en su nombre tal como se hacían durante milenios antes del fatal "descubrimiento" y la llegada del hombre blanco europeo a estos territorios.
Un sinnúmero de símbolos, estatuas, monumentos y actos son adorados, construidos y llevados a cabo a lo largo de las regiones andinas en toda la América del Sur. 


La pachamama no es una diosa antropomórfica con figura de mujer embrazada y con grandes tetas como se pretende mediáticamente según las interpretaciones eurocéntricas. Es en cambio una importante divinidad de los pueblos andinos que además de brindar protección, alude a la fertilidad, a la abundancia, a lo femenino, a la generosidad, a la madurez de los cultivos, etc. 

Es la pacha (tierra/orbe/mundo/tiempo) mama (madre) misma con todo lo que ella contiene, preserva y produce. Representa la fertilidad y la posibilidad del renacimiento de la vida en un nuevo ciclo después de la oscuridad y el frío del invierno.

Lamentablemente la mayor parte de las fotos, dibujos y relatos que circulan en nuestros días sobre el tema se corresponden mas con un imaginario de cierta superficialidad mercantilista y estereotipada para consumo turístico que con el ritual ancestral auténtico, aunque existen muchas comunidades originarias o no que aún mantienen el espíritu original celebrado en cada cas, familia o comunidad.

Hace unos años fui testigo de un hecho que fue la expresión mas acabada de la dominación cultural blanca sobre las expresiones y creencias de los pueblos originarios en la forma de la instalación y confirmación del ritual de mercantilización que el imperialismo capitalista eurocéntrico impuso sobre este rito ancestral de la América andina milenaria. Ocurrió en pleno centro de la ciudad de Salta, un 1° de agosto con motivo de la conmemoración de la pacha mama. La ciudad y sus habitantes y visitantes estaban impregnados de un clima muy similar al navideño. Gente bulliciosa, compras, negocios abiertos hasta muy tarde, papel picado y aromas.

Ese 1° de agosto, en una esquina del parque cerca de la base del cablecarril que permite el acceso al Cerro San Bernardo se inauguró muy ceremoniosamente una estatua que representaba a la famosa madre tetona y de vientre prominente. Allí algunos estaban presentes señorones y señoronas, miembros de las élites de la rancia sociedad salteña, representantes del gobierno provincial y municipal, bandas de músicos, cantantes y hasta poetas que dedicaron sus esfuerzos a la señora de piedra y bronce que los miraba.

La cuestión es que sobre el final del acto, la locutora solicitó enfáticamente que festejáramos el cumpleaños de la madre tierra dedicándole entre todos una canción y así fue que arrancó con ... el Happy Birthday en inglés ... que fue acompañado y aplaudido prácticamente por todos los presentes mientras un contingente de turistas alemanes tomaban fotos del simpático acontecimiento.
Hasta la próxima.

jueves, 13 de julio de 2017

La Zanja de Alsina

Encuesta Ruvier
La nueva Zanja de Alsina en la PBA deja a la barbarie sitiando a la CABA en el 1°, 2° y 3° Cordón el conurbano con CFK como líder y a la civilización amarillita del otro lado votando al fascista oligárquico del señor Bullrich.

El mapa estaría mostrando de manera muy clara quienes son los beneficiados y quienes los perjudicados por el gobierno oligárquico.

Si se traduce en votos habrá esperanzas de tener en el senado de la nación alguien que defienda los intereses del pueblo ante el atropello del gobierno de los ricos.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Abuelas de la Plaza

(permiso don Rep)