sábado, 7 de enero de 2012

Ellos no perdieron la vida

Un policía mató a un ladrón ... (Foto TN)
El primero de Enero fusilaron a tres pibes en Rosario.

Hubo, en cierta prensa con pretensiones de hegemónica, la firme intenciòn de instalar y reforzar la siempre creativa versiòn policial de los hechos. - "... tres jóvenes fueron acribillados en lo que la policía calificó de una supuesta venganza entre bandas ..." - claro que esas declaraciones policiales preocupan al Gobernador Bonfatti que expresò - "Nos deja una sensación muy amarga que en el primer día del año tres jóvenes hayan perdido la vida" - .

Mas allà de si el que se expresò asì fuè el recién estrenado gobernador socialista de Santa Fe o el portero del edificio de mi vieja, debiera saltar a la vista que aquellos pibes no "perdieron" la vida. Perder la vida vendría a ser otra cosa.

"Perder" la vida, en todo caso, significa ir por allì y como sin darse cuenta dejarla olvidada en un mostrador o que se te caiga de la mochila mientras sacàs un par de monedas para pagar el bondi. En terminos generales la vida no se "pierde".

Todos sabemos bastante bien que es un eufemismo que sirve para invisibilizar una irreversible "muerte" y especialmente sus formas.

No, estos pibes no "perdieron" la vida, claro que no.
Estos pibes fueron fusilados por unos hijos de puta.
Y fueron fusilados por su pertenecia de clase y a un grupo dentro de ella.

Estas muertes son ideològicas.

Leemos aquí
Ningún ajuste de cuentas: asesinaron a tres pibes inocente


"En primer lugar, hay que aclarar que ninguno de los pibes tenía antecedentes penales, versión que circuló inmediatamente después de la masacre. Desde ya que ninguno de ellos estaba armado; quienes conocemos a los pibes no podemos menos que indignarnos frente a la estúpida hipótesis de “un enfrentamiento”. Es sintomático que en las páginas de los matutinos convivan a pocos párrafos de distancia, la hipótesis de nuestros pibes haciendo fuego y la veracidad del ocultamiento policial de uno de los sospechados de asesinar a nuestros compañeros."
MOVIMIENTO 26 DE JUNIO – FRENTE POPULAR DARIO SANTILLÁN
(leer completo aquí)

Entonces uno podría decir que en verdad no eran inocentes.

Ni un poquito inocentes.
Ellos eran culpables.
Ellos nacieron culpables.
Culpables de ser jóvenes, pobres y ... ¡cómo decirlo! con piel oscurita, "morochitos" vio?
Y para colmo después se hicieron militantes.
¿Que boludos no

Muchos ya se han dado cuenta de ello, pocos saben que hacer, algunos decidieron matarlos.

Hacemos nuestras las palabras que siguen ...

Repudio ante ...

... manifestamos nuestro profundo repudio a un nuevo asesinato a jóvenes militantes en la ciudad de Rosario.

Jeremías Jonathan “Jeri” Trasante, de 17 años, Claudio Damián “Mono” Suárez, de 19 y Adrián Leonel “Patón” Rodríguez, de 21, eran jóvenes del barrio Moreno y militantes del Movimiento 26 de Junio del Frente Popular Darío Santillán, que fueron asesinados el 1 de enero.

Nos encontramos otra vez con un asesinato a la juventud, esa peligrosa juventud que también representaban Luciano Arruga, Mariano Ferreira, Cristian Ferreira, los/as compañeros/as campesinos/as de Formosa y Santiago del Estero y tantos otros que día a día son arrebatados por las fuerzas policiales, la mano del estado, la prepotencia privada o la violencia de los sicarios, las barrabravas y los narcos, como sucedió en este caso ...
...
Exigimos Justicia y Esclarecimiento. Cárcel a todos los responsables materiales e intelectuales, y a todos los encubridores del crimen.

(leer completo aquí)

Hasta la próxima

1 comentario:

Javier dijo...

Siempre la policia sale a justificar los asesinatos imputandolos a una batalla entre bandas , es lo que hacen siempore , lo que han intentado venbder tambien cuando mataron a Maxi Kosteki y Dario Santillan , justo estos piben militaban en una agrupacion que tomo su nombre del chico asesinado hace 10 años

Un abrazo

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Abuelas de la Plaza

(permiso don Rep)