martes, 1 de junio de 2010

Escaramuza


La ONU lamenta la pérdida de vidas pero no condena a Israel
 Pide la apertura de una "una investigación rápida, imparcial, creíble y transparente" para aclarar al ataque a la flotilla humanitaria 

Cualquier medio de información hoy presenta en primera plana títulos como este.
Todas las agencias nos atiborran de mensajes que nos hablan de lo indignante que es la infame agresión del fascismo sionista que gobierna Israel a la flotilla internacional de ayuda humanitaria a Gaza y nos informan también los mismos medios de la provocación artera y solapada de los terroristas islámicos, de ETA, Farc y otros colectivos violentos, todos enemigos de Israel y de la civilización infiltrados en la flotilla cargada de alimentos y medicamentos que trataba de quebrar el bloqueo en Gaza.


Prácticamente todas las crónicas nos dan largas explicaciones sobre la "inacción y suavidad de maneras" cómplice de la ONU y los EEUU y la Unión Europea respecto de las acciones de guerra que causaron nuevas bajas reales.

Lo que ninguno de los de los medios autodenominados informativos nos habla es  de la íntima relación que tienen estos hechos con las acciones políticas y económicas de la llamada cisis sistémica.
Ningún medio internacional o local se ocupa de informar estos hechos como lo que son en verdad o sea escaramuzas o acciones menores de una guerra en curso que está teniendo lugar pero no de una guerra entre la civilización y la barbarie, de la falsa guerra contra el "terrorismo internacional". No se habla de una nueva guerra intra-imperial, muy diferente a la ya concluída guerra fría pero mas parecida a la segunda guerra civil europea llamada WWII.

La crisis sistémica que además resulta también de carácter global por las características de los tiempos históricos que corren y de los que por éstos días conocemos solo algunos hechos de manera fragmentaria como las revueltas callejeras en Grecia, los díálogos altisonantes de los políticos en las cortes madrileñas o tal vez las apenas publicitadas huelgas preventivas lanzadas por sindicatos franceses y que los conglomerados des-informadores seriales oligopólicos nos dosifican por la tele sin mayores datos duros.

Existen motivos ciertos y razonables en quienes tratamos de penetrar el camuflaje informativo para sentir una clara preocupación por lo que es la posibilidad cierta de que los líderes y representantes de las élites dominantes de los estados nacionales desarrollados o del primer mundo, como se los caracterizaba allá por la segunda mitad del siglo pasado, inicien acciones directas o a través de sus aliados menores tendientes a la ampliación y profundización de las acciones bélicas que sus ejércitos ya vienen desplegando sobre territorios variados del planeta a modo de mantener todo el sistema de dominación bajo una presión adecuada.

Dichas acciones no serían de ninguna forma inesperadas actitudes de los intereses afectados ante a los innegables signos de  profunda crisis en la que se encuentra el sistema global económico-político son actos especialmente previsibles de parte de aquellos grupos de poder que se vean más perjudicados en el proceso en curso y que aparecerían como actos de soberanía de gobiernos nacionales pero que corresponden a los mnadatos de estructuras de poder supranacionales.

Estamos asistiendo a un intenso, violento y abierto enfrentamiento monetario-financiero entre diferentes segmentos o alianzas conformadas por las importantes estructuras de poder supranacionales que hoy disputan liderazgos no ya por la superada dominación imperial decimonónica sino por la dominación planetaria total lisa y llana en la frenética búsqueda de una reproducción infinita y eterna de un modo de producción.

En ese enfrentamiento asistimos a batallas mas o menos terribles que los medios califican de "crisis económicas o financieras" y donde los distintos actores beligerantes se disparan misiles, obuses, torpedos, bombas y múltiples elementos que en este caso toman la forma de depósitos bancarios, medios de pago, transferencias electrónicas, acciones, divisas, emisión monetaria, etc, todos instrumentos de alto poder destructivo que no por revestir características de virtuales dejan de causar verdaderas víctimas, muertos y heridos reales especialmente entre la población civil mayoritariamente inadvertida y desinformada gracias a la intensa acción cómplice de los medios que revistan como activos militantes para cada uno de los bandos en pugna.

Leemos aquí un sesudo análisis sobre el tema, análisis realizado por algunas personas con mirada crítica desde este lado del Atlántico. Encontramos allí párrafos como éste:
"En todas las principales regiones del mundo la recesión económica está profundamente arraigada lo que provoca un paro generalizado, el colapso de los programas de bienestar social y el empobrecimiento de millones de personas."

La pérdida paulatina pero incesante de poder político y económico de la entente ya bicentenaria USA/GranBretaña enfrentada hoy a las potencias que operan en la Eurozona puede significar un peligroso incremento en la actividad agresiva de sus siempre muy poderosas y altamente tecnificadas fuerzas armadas.
"La crisis económica va acompañada de un proceso de militarización a escala mundial, una “guerra sin fronteras” dirigida por Estados Unidos de América y sus aliados de la OTAN. El comportamiento de la “larga guerra” del Pentágono está íntimamente relacionado con la reestructuración de la economía global."

"No nos encontramos ante una crisis o recesión económica definida en sentido limitado. La arquitectura financiera global sustenta unos objetivos estratégicos y de seguridad nacional. La agenda militar de Estados Unidos y la OTAN sirve a su vez para refrendar a una poderosa elite de los negocios que mina y eclipsa implacablemente las funciones del gobierno civil."
“La economía está en vías de recuperación”. Esta frase ya ha sido repetida hasta el cansancio no solo por los medios alrededor del mundo sino por los analistas y operadores de los principales centros financieros dejando lejos del alcance de la opinión pública el hecho cotidiano del "cierre de sectores enteros de la economía nacional" de los estados involucrados mientras que grupos de "poderosos actores financieros, que tiran de los hilos en las salas de juntas de las corporaciones" invisibilizados por la acción de cobertura que les brindan los medios de comunicación de la propia tropa, continúan actuando como un verdadero alto mando elaborando planes de acción, operaciones tácticas y estratégicas, ataques y contraataques que toman forma de rescates bancarios, consolidaciones, posicionamientos, refinanciaciones de deudas, ajustes fiancieros, aperturas y cierres de líneas de crédito, todas decisiones asimilables a las de los grandes generales estrategos de las guerras interimperiales europeas del siglo pasado salvo que es tal vez mucho más lo que está en juego ahora.
La crisis económica y social no ha llegado en modo alguno a su climax y países enteros, incluyendo Grecia e Islandia, están en peligro. No hay más que ver la escalada de la guerra en Asia Central y Oriente Medio, y las amenazas de Estados Unidos y la OTAN a China, Rusia e Irán para ser testigo de cómo la guerra y la economía están íntimamente unidas
Curiosamente ha desaparecido como por arte de magia toda referencia importante a la crisis económica seguramente en virtud del criterio de que las muertes ocurridas en el "incidente" y el "incidente" mismo son mas importantes que aquella que apenas unos días antes aparecía en los encabezados y nos hablaban de esto

Wall Street se hundió 8% en mayo y cerró el peor mes en más de un año

Las acciones estadounidenses cayeron, para cerrar su peor mes en más de un año.
o esto

Wall Street cerró su peor mayo de los últimos 70 años

La crisis europea arrastró a Wall Street a una pérdida mensual de 7,9% y a concluir su peor mayo desde 1940.

Hasta la próxima.

imágenes  
http://maxalvarez.wordpress.com/2008/12/31/
http://www.bbc.co.uk/mundo/internacional/2010/06/100601_1021_israel_comunicado_onu_jrg.shtml

Detalle de las referencias.
Todas las citas y referencias señaladas en este artículo han sido tomadas del artículo titulado "La crisis económica global, la Gran Depresión del Siglo XXI. Prefacio del libro" por Michel Chossudovsky and Andrew Gavin Marshall.

The Global Economic Crisis. The Great Depression of the XXI Century, es el título del libro que los editores Michel Chossudovsky y Andrew Gavin Marshall están publicando por estos días. Es una obra colectiva que investiga el papel de los medios en la crisis y su participación en la red de engaños y ocultamiento del funcionamiento del sistema económico mundial global y el impacto en las vidas de las personas comunes.
Michel Chossudovsky es un economista canadiense profesor de la universidad de Ottawa especializado en globalización.Andrew Gavin Marshall es investigador asociado del Centro para la investigación sobre la Globalización (CRG-Centre for Research on Globalization) una organización independiente sin fines de lucro con base en Quebec, Canadá. 


Hasta la próxima.

No hay comentarios.:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Abuelas de la Plaza

(permiso don Rep)