jueves, 11 de agosto de 2011

Hablábamos de lo mal que se está poniendo

Los disturbios revelan la decadencia de la sociedad británica

Así titula hoy el sitio alemán Spiegelonline una nota respecto de los graves y continuados disturbios callegeros que se desarrollan en Inglaterra donde se especula respecto de sus posibles causas.
"Después de la cuarta noche de disturbios en Inglaterra los observadores se preguntan que habrá detras de la ola de violencia desatada. Comentaristas alemanes sostienen que los hechos reflejan un profundo malestar en el seno de la sociedad británica."
 A pesar de la aparente perogrullada de esta bajada, la nota desarrollada por miembros del staff de SPIEGEL ONLINE resulta sumamente interesante ya que además de recoger la reflexión de los comentaristas alemanes sobre las experiencias que atraviesan los ingleses a través de los  titulares y comentarios de diversos medios de prensa germanos agregan un dato sumamente remarcable y que es la tendencia ideológica de cada medio, la posición desde donde lanzan sus discursos informativos.

Así que nos tomamos el trabajito de traducir parcialmente la nota (con la inestimable ayuda de google por supuesto) y aquí va.

Búsqueda de explicaciones

Los disturbios se desataron por la muerte a tiros por la policía de un hombre negro de 29 años de edad, Mark Duggan, en el distrito de Londres Tottenham el sábado en circunstancias controvertidas. Una pistola cargada fue recuperada de la escena, pero la Comisión Independiente de Quejas contra la Policía, dijo el martes que no había pruebas de que Duggan habían disparado contra la policía antes de que le dispararan. Una investigación sobre su muerte se inició el martes, pero se espera que tarden meses en llegar a una conclusión.
Los observadores han arribado a una gran variedad de explicaciones sobre la ola de violencia. Los disturbios iniciales del sábado parece haber sido al menos parcialmente motivados por el resentimiento de larga data acumulado por la comunidad negra a causa de la mano dura policial. Sin embargo, las personas involucradas en los disturbios desde entonces han sido blancos y asiáticos, tanto como negros. El aumento de la exclusión social, el desempleo juvenil y la desigualdad también ha sido señalada como responsable, sobre todo porque el gobierno británico ha anunciado recientemente medidas de austeridad de gran alcance.
Pero también parece existir un elemento de “disturbio recreativo” y un deseo de desafiar a las autoridades. "Venga y únase a la diversión!" , gritó un joven en medio de disturbios en Hackney, informó la Associated Press. Garry Shewan de la policía de Manchester también se mostró escéptico acerca de los motivos de los manifestantes. "Estas personas no tienen nada contra que protestar", dijo. "No hay sentimiento de injusticia o de cualquier otra chispa que haya llevado a esto."

El Süddeutsche Zeitung de orientación de centro-izquierda escribe:
"Pocas ciudades ofrecen la clase de lujo concentrado para cualquier persona que se lo puede permitir mas que lo que Londres tiene. ... La crisis no es aún palpable para la gente que se mueve en los círculos de ricos. Y no es sólo la turbulencia económica, en gran parte no percibida por los super ricos, sino también los efectos del plan de ahorro brutal que han prescripto los liberales y conservadores del gobierno de Cameron. En otras partes del país, algunos ya no pueden pagar las hipotecas de sus casas, pero los precios de los áticos en Knightsbridge o Kensington han aumentando fuertemente. "
"Este es el contexto en el que hay que analizar los disturbios que están teniendo lugar en todas las zonas social y económicamente deprimidas de Londres y el resto del país. Cualquiera que diga que fue una sorpresa estará negando la realidad. Detrás de la fachada reluciente con que se presenta Gran Bretaña, hay tanta irritación acumulada, resentimiento e ira lo que hizo que una chispa provocara una explosión. "
"No es ninguna coincidencia que los observadores inteligentes establezcan paralelismos entre los levantamientos populares que tienen lugar en la primavera árabe y los combates en las calles de Londres este verano. Los adolescentes británicos, con su parte superior con capucha pueden ser que los ciudadanos de una democracia que tiene el orgullo de ser una de las más antiguas del mundo, pero las elecciones no significan nada para ellos y no sirven para cambiar su situación personal, las perspectivas de estos jóvenes en Londres son tan sombrías como las de los jóvenes en El Cairo o en Sana'a. Ellos necesitan los subsidios por desempleo, trabajos temporarios, limosnas del Estado y tal vez algunos delitos menores para mantenerse a flote. El mensaje a la clase baja británica no podía ser más claro: El que nació pobre permanecerá pobre y naturalmente eso se aplica también a sus hijos y nietos Sus posibilidades de ganar la lotería son mayores que las de salir de su clase. "
"En ningún otro país en Europa existe tal desigualdad en la sociedad como en el Reino Unido. Hoy en día, como en el pasado, el apellido, la familia y lugar de nacimiento es decisivo a la hora de establecer una carrera. Independientemente de si una persona es un político, ejecutivo o un periodista, fueron todos a la misma escuela, estudiaron las mismas materias y hablan el mismo Inglés refinado que les fuera enseñado por sus padres ".
"Los disturbios son definitivamente un problema puramente británico. (¿?) Hay problemas sociales en toda Europa, con países que se ven obligados a economizar y ahorrar. Y existen adolescentes y veinteañeros que se verán obligados a asumir una montaña de deuda acumulada de forma desconsiderada por la generación de la posguerra. Ellos ya están siendo conocidos como la Generación Perdida. La juventud revoltosa de los disturbios en Londres son el lado oscuro de esta generación. Pero todos ellos se sienten perdidos, independientemente de dónde se encuentren en Europa. "

El conservador Frankfurter Allgemeine Zeitung escribe:
"Ciertamente, la conversación se torna una vez más sobre temas tales como hablar de una alta tasa de desempleo entre los jóvenes, la exclusión social y la falta de oportunidades. Estas son las frases siempre se utilizan para dar explicaciones - si no justificar - los casos en que los jóvenes expresan sus tendencias violentas y se niegan a reconocer la autoridad. El gobierno británico también es probable que sea nominado el principal culpable, en razón de sus medidas de austeridad ".
"Sí, las miserables condiciones sociales puede ser miserables, pero no son justificación para la anarquía. La policía no debe dejar las calles a los alborotadores. Los políticos, que son los responsables de la policía, deberían al menos considerar si el " suave-suave " enfoque de la policía británica es apropiado - o una invitación a la criminalidad brutal en las calles"

El izquierdista Die Tageszeitung escribe:
"La situación de juego en las calles de Londres no tiene nada que ver con la protesta social. No hay ni objetivos políticos claros, ni un movimiento con líderes identificable. Se trata principalmente de las víctimas que ahora se enfrentan a un colapso social. Estos dueños de un sinnúmero de pequeñas empresas, que existen a nivel de la pobreza, ahora ante las ruinas mientras que sus clientes van a compra a los más seguros centros comerciales y supermercados. "
"Pero la reacción de la sociedad civil local inspira esperanza. Económicamente están sobre hielo muy delgado, y se enfureció por la forma descuidada y estúpida que los jóvenes están destruyendo su propio entorno. El gran número iniciativas auto-convocadas para las tareas de limpieza muestran que las fuerzas sociales son más imaginativos que el Estado - en particular del gobierno de David Cameron - cuando se trata de lidiar con las tensiones sociales ".

El diario financiero Handelsblatt escribe:
"Los disturbios revelan los problemas sociales fundamentales que van mucho más allá de Londres y de Inglaterra. Ellos son demasiado profundos para que las medidas de austeridad a corto plazo hayan tenido mucha influencia. No hubo saqueo solo en las zonas en conflicto, sino también en el barrio rico de Notting Hill y en el de clase media en Clapham. Los disturbios revelan la decadencia de la sociedad en sus bordes, provocada por una desigualdad que profundamente cimentada, la erosión de las normas sociales, una gran frustración y la falta de oportunidades para la clase baja. "
"Una parte desinhibida, sin escrúpulos de la sociedad está dejando al descubierto su rostro espantoso - ya sea en las estaciones de metro de Berlín y Munich (donde la violencia al azar ha conmocionado a Alemania), o en las calles de Londres ... Los disturbios muestran que algunas personas simplemente dan rienda suelta al placer de la violencia y la desatan sin inhibiciones cuando se les da la oportunidad"

El Financial Times Deutschland escribe:
"El primer ministro británico, David Cameron, llamó a los excesos" delincuencia pura y simple ...". Sin embargo, sus declaraciones son demasiado simples y se distraen de lo que está detrás de la violencia abrumadora: La frustración sobre la elite británica "
"La élite británica se ha comprometido de manera sistemática en los últimos años. Ellos afirmaban ser un modelo a seguir, o por lo menos digno de confianza. Durante la crisis económica de las entidades financieras se declaró en bancarrota, y los políticos británicos se vieron envueltos en el escándalo de los gastos de 2009. Luego, este año los medios y los políticos han sufrido daños por el escándalo de Murdoch. Cuando las élites del país no se toman el derecho en serio, ¿Por qué nosotros si deberíamos? No preguntarse es mas peligroso para una sociedad.

El izquierdista Berliner Zeitung escribe:
"El país ha perdido la fe en toda autoridad: los bancos, los políticos, los medios de comunicación, la policía. La corrupción ha llegado incluso a la unidad más pequeña - la familia . Hay una generación que está creciendo sin valores de ningún tipo..."
"Incluso cuando los incendios se hayan sofocado y las calles se hayan limpiado, los problemas de fondo seguirán existiendo. Gran Bretaña debe tener un debate sobre sus valores. En realidad necesitamos a alguien como Thilo Sarrazin [controversial alemán autor anti-inmigración] que habla de verdades incómodas. Tal vez David Cameron, el super-rico primer ministro con la esposa baronesa, que ahora tiene que guiar a la Gran Bretaña a través de tiempos difíciles, sería una buena persona si hablara claro. Pero todo probablemente seguirá igual. Los británicos vuelven a caer en su mentalidad estoica estándar. "Mantener la calma y seguir adelante." Hasta que los próximos disturbios".

El conservador Die Welt escribe:
"Los disturbios en Londres es una forma de vandalismo de los perdedores que viven en una sociedad que ya no tiene nada que ofrecerles como perdedores. Entre los incendiarios hay personas que ya no tienen valores. Se han acostumbrado a sacar dinero del Estado y se quejan cuando las limosnas dejan de venir tan generosamente como lo hicieron en el pasado. Este es un problema que, en el futuro previsible, muchos más europeos van a confrontar, entre ellos numerosos jóvenes. Esto es así porque la mayoría de los países europeos han estado viviendo más allá de sus medios. Ellos, sin excepción, se ven obligados a recortar sus gastos. "
"Y en ese proceso, se pierde una ilusión pasada de moda de la prosperidad - a saber, la creencia de que todo va a seguir mejorando, sin que nosotros los europeos tengamos que hacer un gran esfuerzo. En parte, de la paz en Europa durante los últimos 66 años también se ha comprado a través de los estados de bienestar cada vez más generosos. Pero esos días han terminado. La fuerza de la democracia en Europa ahora se medirá en función de cómo las sociedades cambian de manera sostenible sus valores para reflejar esa realidad. 
Vemos así como un mismo hecho es interpretado por los diferentes medios desde el juicio previo que les impone su línea ideológica y sus intereses materiales.


Hasta la próxima

imagenes: todas las imágenes pertenecen al sito spiegelonline donde se publicó la nota original.

No hay comentarios.:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Abuelas de la Plaza

(permiso don Rep)