miércoles, 14 de abril de 2010

La vida es un campo de batalla - (Carl Jung)

El Catolicismo Brutal

Leyendo el suplemento Radar del domingo 11 de abril me encuentro una carta pública dada a conocer por Sinead O’Connor en USA difundida a poco de conocer las ridículas "disculpas" de Ratzinger por los abusos a miles menores cometidos por curas católicos en Irlanda .

Dice allí la cantante irlandesa un par de cosas que merecen ser retenidas y rumiadas por todos y cada uno de los cristianos culturales que habitamos estas tierras del señor al occidente de Babilonia y al oriente también.



Ella relata su experiencia de niña como hija maltratada e incitada a delinquir por la propia familia que termina en un internado de Dublín, para "jóvenes y niños difíciles" regenteado por religiosas católicas en el marco de un acuerdo entre el Vaticano y el gobierno de Irlanda y al fin comenta:

Hace casi 18 años rompí una foto del papa Juan Pablo II en un episodio de Saturday Night Live. Muchos no entendieron la protesta; la semana siguiente, el presentador invitado del programa, el actor Joe Pesci, dijo que, si hubiera estado presente, me “habría dado una bofetada”. Yo sabía que mi acción iba a causar problemas, pero quería provocar un debate necesario; ése es uno de los ingredientes de ser artista. Lo único que lamenté fue que la gente pensara que no creía en Dios. No es verdad, en absoluto. Soy católica de nacimiento y cultura, y sería la primera en presentarme a la puerta de la Iglesia si el Vaticano ofreciera una reconciliación sincera.

Asegura Sinead que su actitud está basada en la indignación, indignación que hoy se renueva al conocer la carta del señor Ratzinguer, jefe máximo de la ICAR donde señala que
 “la Iglesia en Irlanda debe reconocer ante el Señor y ante otros los graves pecados cometidos contra unos niños indefensos”
“No tengo más remedio que compartir la desolación y la sensación de traición que habéis experimentado tantos de vosotros al saber de estos actos pecaminosos y criminales, y de cómo se ocuparon de ellos las autoridades eclesiásticas en Irlanda”
quitándose de encima el Vaticano y él mismo la responsabilidad ineludible que le cabe por complicidad y encubrimiento de los pecados cometidos. Responsabilidad manifiesta y comprobada, según la autora, entre otras cosas por la carta que envió Benedicto en 2001 a los obispos de todo el mundo donde les ordenaba guardar secreto sobre las acusaciones de abusos sexuales so pena de excomunión que a su vez actualizaba un documento de 1962 también de Ratzinguer, que establecía que tanto los sacerdotes acusados de delitos sexuales como sus víctimas debían “observar el más estricto secreto” y “atenerse a un silencio eterno”.

Habiendo quedado en claro que comparto todos los términos de la crítica a la ICAR por las razones desarrolladas arriba mas otras que sería largo enumerar ahora, a continuación pretendo reflexionar sobre los dichos de la autora cuando afirma que - Soy católica de nacimiento y cultura . . ..
Viene al caso la reflexión por parte de induividuos que viven en sociedades donde inevitable e irreversiblemente la cultura cristiana-católica ha permeado vidas, costubres, hábitos y modos sociales en todos los lugares del mundo donde desembarcaron aquellos "hombres de dios", o sea los enviados vaticanos, y se dedicaron a reculturizar pueblos y sociedades enteras. En particular los pueblos americanos desde el siglo XV disolviendo a sangre, sudor y prosa aquello que encontraron, pretendiendo construir un nuevo y brillante edificio social, moral y económico sobre una tierra y hombres supuestos vírgenes en el imaginario del hombre europeo de aquellos tiempos.

De tamaña y dolorosa aventura surgida del encuentro de ese europeo de fe, auto definido civilizado con el inesperado y convenientemente "salvaje" hombre americano , es que provenimos y es así que no nos resulta fácil entonces encontrar nuestra identidad en esta maraña racional y mística fue la consecuencia de aquello y nos parió.

Es decir que nos cuesta discriminar (perdón por la palabra) al modo del hombre decimonónioco entre lo que debe ser instituido como lo bueno y como lo malo, entre lo que nos beneficia y lo que nos perjudica a cada uno y a nuestras sociedades porque que lo que nos reodea nos resulta poco claro y muy contradictorio.

Es que le resulta imposible al individuo desconocer completamente el propio origen cultural y en todo caso es totalmente lícito reafirmar nuestras fuentes originarias y confirmar nuestro apego a lo que en ellas reconocemos importante y valioso pero ésto de ninguna manera significa que se debe aceptar mansamente o peor aún justificar militante y activamente la hipocresía, la apología del sometimiento, la perversión implícita que de ellas se deduce, en nombre de linajes, nacionalidades o autenticidades culturales impuestas tal si fueran institutos perennes sostenidos por autos de fe.

Por otra parte retender la renuncia a la denuncia militante de todo lo que resulta repugnante de una institución perversa cualquiera como lo es la ICAR en este caso y no solo por la marcada tendencia  a la pedofilia institucionalizada de un segmento importante de sus miembros, no es admisible casi para nadie de modo que así somos testigos partícipes del visible y merecido deterioro de la imagen de la ICAR en el mundo

La ética protestante y el espíritu del capitalismo.

Es sabido que el encono nacido durante las épocas de la reforma protestante en Europa en el siglo XVI de ninguna manera ha desaparecido y sigue siendo un elemento se mucha importancia en el panorama social y político actual del mundo.
Algunas de las batallas de las guerra religiosas europeas de aquellos tiempos aún están siendo libradas.

Reflexionemos entonces sobre aquel argumento que levantan hoy algunos cristianos católicos respecto de que la ICAR debilitada debe ser preservada y defendida porque está, como lo está, siendo vigorosamente atacada no solo por las graves faltas propias cometidas sino que  las mismas son aprovechadas por determinados enemigos externos a ella (y a nosotros) que lo hacen sin importarles el tenor moral de lo denunciado y fogonean la campaña mediática anticlerical con claros objetivos interesados.

De ninguna manera sostendremos desde aquí una defensa a la institución que demostró acabadamente en el transcurso de 2000 años ser artífice de la traición a uno de los mitos mas entrañables y a una de las mejores utopías que supo construir el hombre de la sociedad occidental y que se puede resumir en la frase "Dios es amor"; traición consumada fundamentalmente a traves de la utilización del poder real sustentado en violencia muchísimas veces pero con la ayuda invalorable de la hipocresía y del robo del discurso usados como herramientas ideológicas.

Pero lo que sí deseamos aquí es reflexionar sobre esos ataques ya que pensamos que "No siempre el enemigo de mi enemigo es mi amigo" y que de la clara discriminación de las posiciones de los actores involucrados depende el rumbo de nuestras vidas y el destino de nuestras identidades.

Al conocer que el medio de prensa norteamericano "The New York Times" ha sido uno de los actores más enérgicos en la difusión y motorización de esta campaña anti-pedófila ¿o tal vez debieramos decir anti-vaticana o anti-papal o anti-católica? nos questionamos sobre las verdaderas intenciones editoriales de ese medio. No son los chicos abusados la preocupación de TNYT, por lo menos no la única y desinteresada preocupación.

De ninguna manera decimos que TNYT mienta en el caso ICAR-pedofilia, lamentablemente no le hace falta, en cambio sí estamos consicentes de que ese exponente de la prensa libre que viene a ser la libre empresa expresa la firme defensa del sistema capitalista racional por excelencia y que bien conocemos.  Esa libre empresa está y estará comprometida con intereses económicos, políticos y sociales específicos que por cierto sesgarán convenientemente la edición de toda información sea en calidad, cantidad o intensidad.

Es así que es lícito pensar que existe una verdadera y agresiva actividad de aquellos intereses políticos y sociales tanto o más perversos que la misma iglesia católica, también hipócritas, inmorales, fanáticos y fundamentalistas como lo son los que están representados por las radicales instituciones religiosas cristianas reformadas mediáticas tan o mas reaccionarias y lucrativas que la ICAR, difundidas hoy tanto en la tierra como en el éter, las que aliadas al poderoso capitalismo racional no confesional y montado todo el conjunto sobre su herramienta preferida que es el liberalismo económico, motorizan y usan la repentina visibilidad pública de las miserias de la iglesia católica y el consecuente y merecido descrédito de esa institución entre sus millones de fieles ahora desorientados y traicionados en su fe para intentar ganar sus voluntades para sí e imponer en éstos su lógica y su moral alineada con los intereses capitalistas a los que TNYT representa.
En fin consolidar y expandir lo que Max Weber definió como "... una clase de capitalismo desconocido en cualquier otra parte del mundo : la organización racional - capitalista del trabajo básicamente libre" y donde como consecuencia  se produce "la moderna oposición entre el gran empresario y el jornalero libre".

 Al vender la mercancía deseada de la nueva religión privatizada los unos, dejando satisfecha la aparente necesidad de una relación personal y directa con el dios de los "Flanders" construido a la medida y conveniencia de cada uno; y los otros, afirmar sin titubeos que la diosa razón es la única fuente de verdad absoluta de modo no cabe mas que sumar dos mas dos y aceptar como verdadero que la ganacia material sin fin y la utilidad son los fines últimos, necesarios y suficientes para asignar sentido y justificar la existencia del individuo en el universo, asistimos entonces ya no solo a la merecida caída de una vetusta ICAR sino en cambio al indisimulado encumbramiento de algo casi peor cual es esta nueva época de consumo vacío de contenido y lleno de formas virtuales que devenidas en nuevos sistemas de valores configuran instituciones humanas que promueven y consolidan un modo de dominación de algunos sobre las mayorías que resulta tan perverso pero mucho más potente que el desplazado.

Hasta la próxima.

imagenes:
http://blueingreen.files.wordpress.com/2009/05/ned-flanders-2.jpg
http://www.sinead-oconnor.com/home/

1 comentario:

manuel el coronel dijo...

Recuerdo ese episiodio, no sabía lo de esta declaración. ya ni recuerdo si leí radar el domingo. Lo de pesci, lamentable y machista.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Abuelas de la Plaza

(permiso don Rep)